La Chica del Volcan

Había una vez una ciudad en un vólcan. La gente era muy diferente de nosotros para sobrevivir en la temperatura alta de magma. Ellos eran muy amables y trabajaban para que el vólcan no explotaba mucho. Cuando la reina murió, eligieron un rey. A ese rey no le gustaron las fincas de los humanos que estaban en el vólcan. Él quería que el vólcan explota otra vez. Le gustó el poder. Pero su hermana, que a veces miraba del crater las fincas, las aves y los animales, no quería que destruyeron todo eso. Su hermano, el rey, no le escuchó.

Un día, ella se escapó del vólcan por un crater lejos del centro. Tenía mucho frío, por que aun en el verano hacía mucho más frío que en el vólcan. Muy débil, ella encontró a un humano que se sentió por esta persona extraña. La hermana del rey no sabía que los humanos hablaban una lengua diferente. Pero poco a poco, este humano, un estudiante de la linguistica, aprendió su lengua. Al fin, él aprendió bastante hasta que ella pudo decir, “El vólcan va a explotar y todos morirán.” Primero, él no la creyó, por que el vólcan no estaba activo hace muchos años. Afortunadamente, él conocía a estudiantes en otros departementos. Uno estudiaba la geologia y tenía los instrumentos para confirmar su historia.

“Necesitamos decirle a la gente lo que los amenaca,” dijó este estudiante, que se llamaba Carlos.

“Si,” contestó Anotonio, el estudiante de linguistica. “¿Pero que va a pasar contigo?” dijó a la chica del vólcan que llamaban Ana. “No puedes quedarte aquí.” En depito de un cuarto muy caliente y muchas mantas, Ana estaba muy débil por el frío.

¿Sabes Juan?” preguntó Carlos. “Él estudia para ser piloto. Puede volar con la chica al crater y volver rapidamente.”

“Que buena idea! Voy a ir tambien.” Él explicó el plan a Ana.

“Pero es muy peligroso para ti! No quiero que tu te arriesgas.”

“Me gusta los volcanes. Quieto ver uno de muy cerca.” Ellos volaron en el avion. Todos se escaparon de las ficas, y la superficie del vólcan estaba desocupada. “Adios Ana!” dijó Antonio cuando ella descendió al crater.

“Adios! Sea seguro!”

El próximo día, el vólcan explotó. Pero nadie no supo el secreto de la gente del vólcan.

IMG_20160528_082718013

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *